El batolito de los Pedroches, del que ya hablamos aquí, es una fuente inagotable de minerales secundarios de plomo y cobre, formados por alteración de los minerales metálicos que se incluyen en el complejo sistema de filones hidrotermales que se desarrolló asociado a las intrusiones ígneas, que dieron lugar a las rocas graníticas de la zona. Los fluidos hidrotermales que fueron fluyendo por fracturas, empujados por el magma, concentraban los metales como plomo y cobre, que luego formaron minerales como la galena y la calcopirita.

Posteriormente, el agua que se infiltraba desde la superficie fué oxidando esos minerales, dando lugar los minerales supergénicos, como fosfatos, arseniatos o vanadatos.

Minerales de El Guijo (Córdoba).

En el término municipal de El Guijo se encuentran varios restos de pequeñas explotaciones de cobre y una que se indicó como de bismuto, la mina “Andresito”, que se encuentra en el límite con el término de Torrecampo y que fué explotada en los años 1920. Vamos a ver algunos de sus minerales:

Piromorfita-mimetita de la mina “Andresito”. Estos minerales son cloro fosfato-arseniato de plomo. A veces no se puede definir la especie, ya que el fósforo, el arsénico y el vanadio tienen muchos aspectos químicamente en común, por lo que es habitual que se sustituyan unos a otros. En este caso tenemos incluso vanadio en algunos cristales, por lo que realmente es la “serie piromorfita-mimetita-vanadinita”.

Detalle de un cristal de la mina “Andresito”. La parte central es mas rica en arsénico y la parte del extremo de la izquierda, que se formó así debido a un cambio en las condiciones de crecimiento, es mas rica en fósforo. En cualquier caso es “piromorfita-mimetita”.
Estos minerales son muy comunes en los filones ricos en plomo de la zona de Córdoba. Posiblemente el clima, con veranos cálidos y secos, haya influido decisivamente en su formación.

Y hablando de las condiciones de aridez necesarias para que se formen ciertos minerales, aquí teneis la atacamita, un cloruro de cobre, recogida en una pequeña mina de cobre, la mina de “El Turuñuelo”, en El Guijo (Córdoba). Estos minerales de cobre fueron descritos en el desierto de Atacama, uno de los lugares mas secos del mundo…

Otro cloruro, la clinoatacamita, que ha crecido entre agujas de malaquita, visto con un microscopio electrónico.

Pero la mina de “El Turuñuelo” de El Guijo contiene numerosos arseniatos. En esta imagen se ve cornwallita. En realidad es un intermedio cornwallita (arseniato de cobre)-pseudomalaquita (fosfato de cobre). Es raro que los arseniatos no tengan nada de fosfato y viceversa…
Esta mina, muy pequeña, explotó filones ricos en cobre que estaban asociados a un gran dique de cuarzo encajado en el granito del plutón “El Guijo”. Seguramente estos minerales secundarios se hayan formado en tiempo muy reciente, debido a la oxidación de minerales conteniendo cobre y arsénico presentes en los filones.

La conicalcita. Un arseniato de cobre y calcio.

Esta es una de las mejores muestras de chenevixita, un arseniato de hierro, que he visto en material de la península Ibérica.

Tampoco son desdeñables los cristales significativos de olivenita, otro arseniato de cobre. Quizá el mineral mas interesante de toda la suite de minerales oxidados, supergénicos, del yacimiento.

¿os han gustado los minerales y quereis saber mas cosas? leed entonces Acopios-Revista Ibérica de Mineralogía.

One comment

  1. Pingback: Noticia Nº20: Fotodiario mineral | Noticias de un Espía en el Laboratorio

Leave a Reply

Your email address will not be published.

19 − 3 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.