Esta edición del fotodiario con mi miscelanea mineral se ha hecho esperar, dado que las actividades mineralógicas andan mas bien en recesión, en línea con el bajo tono general.

Mina La Gallega (Ojén, Málaga, España)
Hace tiempo, entre mis últimos análisis de minerales se hallaba una curiosa muestra con un mineral de níquel, aparente pseudomorfosis de millerita. La mina La Gallega es rica en minerales de níquel, pero éste no lo había observado hasta que un amigo de Granada, Paco, me pasó una muestra. Resulta que es el raro mineral jamborita:
Una curiosa, aparentemente, pseudomorfosis de lo que fueron cristales aciculares de millerita. El resultado es provisional, tendré que revisar cuidadosamente los datos. Además la jamborita es un mineral cuyo estatus es “en revisión”. Habrá que esperar a ver que deciden los científicos acerca del tema. El tamaño del grupo cristalino es de unas décimas de milímetro, un tamaño pequeño que hace complicada la fotografía y el análisis…
Sitio do Castelo, Folgosinho (Guarda, Portugal)
Hace muchos años, cuando me iniciaba en el mundo de los minerales, fuí a este célebre yacimiento, un pequeño paraíso de los fosfatos, lleno de minerales sumamente raros. Yo aún era un novato y la mayor parte de las cosas me pasaban desapercibidas…Ahora, gracias a un amigo de Portugal, Pedro Alves, he redescubierto esta antigua mina de wolframio, fotografiando algunas muestras de su colección: 
Laueita con cristales aciculares de Strunzita
Impresionante Nsutita, un óxido de manganeso. 
Pequeñísimos cristales de Benyacarita sobre fosfosiderita. Este yacimiento ha producido cristales muy remarcables de este rarísimo fosfato.
También muy remarcables es las Cacoxenita, que aparece en forma de estos bonitos recubrimientos de esférulas con cristales aciculares, que asemejan algo vivo…
“bosque” de cristales de Laueita, Strunzita y Fosfosiderita. La belleza de estas formaciones, observadas con el microscopio, es impresionante. La fría y cristalina belleza, la forma pura, en equilibrio termodinámico, que, por encima de lo que pueda suponer como conocimiento científico, resulta sobrecogedora. No hace falta más. Nunca entenderé la falta de sensibilidad a la belleza de los minerales y cristales, la verdad. Quien carece de sensibilidad por algo bello tiene muerta parte del alma, por eso hay gente que colecciona minerales, independientemente de su nivel cultural o sus conocimientos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

three × 4 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.