La revista de mineralogía Acopios acaba de publicar un interesante artículo acerca de la mineralogía de la pegmatita de Monte Galiñeiro (Pontevedra). Se trata de una peculiar pegmatita de elementos raros,  muy popular entre los mineralogistas por ofrecer una serie interesante de minerales primarios, como gahnita y fosfatos de Fe-Mn, así como secundarios de alteración de estos fosfatos, entre los que destacan la rittmannita, por primera vez encontrada en España así como fosfofilita, hureaulita, cacoxenita y beraunita.

Gahnita (oxido de aluminio y zinc) de Monte Galiñeiro

Para los lectores que encontrais dificil esta terminologia, os aclaro:

Pegmatita:  Simplemente es una roca ignea intrusiva (es decir, se forma a partir de un magma que no sale a la superficie como en los volcanes) que se caracteriza por el tamaño extraordinario de los cristales que la forman. La pegmatita forma diques y venas en especial en los márgenes de los batolitos (grandes intrusiones magmáticas)
Se forma en la ultima fase de enfriamiento de un magma, es la fase mas acuosa y presenta una gran variedad mineralógica debido a la gran cantidad de elementos que pasan a esa fase final.
Hay dos grandes tipos:
pegmatitas graníticas: tienen la misma composición que el granito, pero en cristales mucho mas grandes y está enriquecida en elementos y minerales que en el granito son escasos. Son frecuentes en nuestra península, dada la presencia de grandes zonas graníticas.
pegmatitas gabroicas.

Las pegmatitas son muy importantes en muchos aspectos: contienen elementos raros, se explotan porque en ella se forman la mayor parte de las gemas, como las aguamarinas o las esmeraldas, tienen interés científico y por las bellas cristalizaciones que se encuentran en ellas, son muy buscadas por los mineralogistas.

Las pegmatitas graníticas se clasifican (clasificación de Cherný) en:
Abisal (esta es rica en uranio)
Moscovítica (rica en micas y en minerales cerámicos)
de Elementos Raros (contiene interesantes minerales industriales)
Miarolítica (rica en gemas)

Que disfruteis el articulo, que podeis encontrar en
http://revistas.ojs.es/index.php/acopios/article/view/893/pdf
o con el DOI 10.7597/acopios2171-7788.2012.35

Si queréis que Acopios siga funcionando y promoviendo la publicación de trabajos sobre mineralogía y ciencias afines, podeis contribuir. Vuestra ayuda puede ser esencial en estos tiempos.

3 Comments

  1. Entiendo que subvenciones para esto ni de coña (y menos en estos tiempos, donde es más importante mantener los acolchados asientos), o ¿la implicación directa de instituciones cientifico/divulgadoras (sin ánimo de lucro, véase CSIC, IGME, …) no están por la labor en sostener la revista?? Me imagino que Elsevier y otras no estarán por la labor.

    Una pena que el Pueblo haya de mantener este tipo de iniciativas, como el dar de comer a otros convecinos y que los políticos sólo piensen en cobrar ellos y estar ahí, sí o sí. Si de su sueldo sólo pagasen sus teléfonos, llamadas, nuevas tecnologías y viajes, como todo hijo de vecino, se ahorraría una buena pasta para otros fines más culturales o sociales.
    Ayer oí en la radio como ante la falta de profesorado de un colegio del Norte, los propios padres, en paro, se encargan de las clases de matemáticas, inglés, lengua, historia, … así nos va.

    Una pena. Como Pueblo haremos lo que podamos, no esperes mucho más de la “decadente” clase política.

  2. Como se cuenta por ahí, creo que en la propia página de la revista. Acopios existe gracias a fondos públicos, que financian tanto el proyecto OJS, donde se aloja, como mi actividad científica, que en parte sale ahí, como la disponibilidad de tiempo que hacemos posible Acopios.
    Nos interesa que siga siendo libre y en open access, por lo que no nos interesa que el lobby editorial (que no me gusta mucho, como cuento en mi blog) le meta mano, algo impensable por otra parte, a no ser que de pronto la revista tuviera éxito, muchas citas y mucha gente con ganas de publicar cosas, algo impensable dado el ámbito y lenguaje de la revista.

    El problema es el futuro de Acopios, ante la penuria de fondos. Si el proyecto OJS se cae, tendremos dificil mantener funcionando el sistema. El CSIC a traves de Digital CSIC nos da apoyo moral y nos ha ayudado a cumplir los estandares que debe cumplir una revista para entrar en índices o en el sistema DOI, que nos cuesta unos 250 dolares al año que salen de mi bolsillo.
    Del pueblo no espero nada, en especial del ecosistema de aficionados a la mineralogía. Seguro que muchos se alegrarán si cae Acopios, ya que es tradición en este país el reírse de quien se cae de morros al intentar dar un salto. Pero al menos yo tengo la tranquilidad de que hemos intentado saltar, a diferencia de otros.

  3. Pues yo no quiero que la revista decaiga, y aunque no participé en el tema de las editoriales, estoy muy de acuerdo con todo lo dicho y la filosofía que propones. Así que parte de este Pueblo, yo al menos, ayudará a ello para que no todo lo sufra tu bolsillo, y si al final la cosa cae en saco roto, el pueblo tendrá lo que merece. El apoyo moral está bien, pero en el fondo poco ayuda a subsanar el problema. Seguro que CSIC tirará pasta en otras chuminadas.
    Lo de interés de Elsevier era en plan irónico. Pero lo que no puedo comprender es que muchos del “ecosistema de aficionados” se alegren por ver la caída de esta iniciativa que se supone va en beneficio de todos. Supongo que serán los genes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

sixteen + nine =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.