Los humanos somos contradictorios. En especial los que nos dedicamos profesionalmente a la actividad de pensar: un día piensas algo, otro día piensas otra cosa…Ideas van y vienen y muchas veces unas y otras son contradictorias. Porque es imposible, por mucho que algunos lo intenten, separar en “parcelas” nuestro ser. Instinto, impulsos, sentimientos, intereses, razonamientos…todos forman una red mental y cada una de las cosas alimenta y retroalimenta a la otra.
Así pues, hasta hace poco pensaba que estaba atravesando una crisis: me sentía a la vez muy lejos del impulso que me llevó a coleccionar minerales, a miles de millas de los intereses de los coleccionistas y aficionados y de los intereses y razonamientos de los científicos profesionales en el área, si bien (quizá por ser científico profesional) mas próximo cada vez a estos últimos. Cancelé mi suscripción a Mineralogical Record, una revista otrora excelente, ahora reconvertida a un mero catálogo de piedras bonitas. Me dí de baja de las irrelevantes y comatosas asociaciones mineralógicas españolas y dejé de hacer de rockhound o strahler de fin de semana.Esto se encontraba mezclado con mi escaso interés (esto mas bien por razones prácticas: no puedo abarcarlo todo) por la arqueología e historia minera y con el desánimo acumulado a raíz mis débiles intentos de crear una divulgación de calidad en el área de la mineralogía y contribuir al conocimiento de la mineralogía taxonómica y topográfica. Ademas, todo ello unido a la falta de apoyo real, no solo espiritual y en forma de muestras de vez en cuando, para estas actividades, la falta de esfuerzos colectivos y colaborativos, así como al escaso impacto de éstas en la sociedad o en los currículos educativos. Un cóctel que me llevó a una retirada gradual del “ruedo” de estos temas.

En realidad creo que en este momento me siento en una posición que no sabría definir como outsider o mas bien outcast. Insatisfecho con las formas tradicionales y los paradigmas en vigor, así como buscando el modo de demostrar que otras vías son posibles para hacer las cosas, voy pasando los días tranquilamente trabajando sin que nadie se acuerde de mi, sin que nadie me reclame, me pida colaboraciones, charlas o nada de nada en ninguna de mis áreas de trabajo. Digamos que un John Doe más dentro del pelotón. Desanima verse así (todos tenemos nuestro ego y nuestro corazoncito), pero al mismo tiempo es una oportunidad para pensar y si te has preparado bien puede ser el momento de una escapada. Así que en realidad no debería hablar de crisis, sino de una especie de despertar. En este “impasse” poco a poco mis ideas se van ordenando y es el momento en el que si la Naturaleza, que es la jefa y la que dirige realmente el trabajo del científico, nos echa una mano, igual al final todo cobra un sentido mucho mas amplio e interesante.
En fin…que divago demasiado. Por qué digo todo esto? pues porque realmente la taxonomía mineralógica me sigue emocionando. La taxonomía es una herramienta de la ciencia, no una ciencia en sí misma y la taxonomía mineral, aunque no definida oficialmente, no deja de ser eso mismo. Digamos que para un científico profesional es algo poco útil, pero aquí juega un papel esencial la emoción.Y no puedo evitar que la curiosidad por desvelar la especie a la que pertenece tal o cual cristal o muestra y definir sus características me arrastre como poseído por un espíritu maligno al laboratorio.
Así que aquí va mi informe de espionaje:

La lamproíta de La Aljorra (Murcia)

Las lavas lamproíticas que se explotan en varias canteras de Murcia se formaron en el Mioceno a consecuencia de actividad magmática en la zona. La mayoría de ellas no generaron volcanes y erupciones, sino intrusiones en las rocas anteriores. Esta lava al enfriarse forma muchas vacuolas, huecos rellenos de líquido que al seguir enfriandose forma cristales de minerales diversos. Es muy conocida la lamproíta de La Celia, pero menos la de La Aljorra, cerca de Cartagena. De este lugar son famosos los cristales de la serie pseudobrookita-armalcolita:

En la foto se ve pseudobrookita-armalcolita y cristales mas claros de enstatita. Pero esto no es ninguna novedad y estos oxidos de Fe-Ti-Mg estaban bastante estudiados. A mi me interesaba mas este mineral, que nadie había podido identificar antes:

Asi que cada vez que lo veía en mi microscopio pensaba: “de acuerdo, carajo, no puedo resistirlo…mierda, solo verlo hace que me pique el cerebro …vamos al laboratorio”.
El primer análisis resultó rarísimo. un batiburrillo en el que prevalecía el Fe y Mg y que no parecía coincidir con nada y tenia algo extraño en su espectro… en primera instancia parecía una variedad rica en Mg de la pseudobrookita, la “kennedyita”.. pero era extraño y la pregunta sobre si estaba tratando con una especie nueva bombeaba una y otra vez mi cabeza. Asi que le hicimos todo tipo de torturas para extraerle la verdad. Naturalmente en el proceso de torturar el mineral para desvelar sus características distintivas, no podía resistir la emocion. Una verdadera hambre de datos…”¿y si es una especie nueva?” me preguntaba.Pero, recordando aquellas famosas palabras del Señor Lobo: “no nos chupemos las pollas todavía”, un sabio consejo, llevamos a cabo una tortura que implicaba buscar un elemento algo elusivo a las técnicas modernas: el boro. Y ahí estaba. A partir de ese momento todo empezaba a cuadrar y los datos obtenidos por DRX lo confirmaban: el extraño mineral era una especie ya estudiada llamada warwickita. Misterio desvelado…y un nuevo resultado sin mayor interés que el conseguir que los coleccionistas escriban correctamente sus etiquetas…

La proustita de mina Las Cruces (Sevilla)

Esta quizá vaya a ser la novedad mineralógica mas interesante de la peninsula ibérica. Bastan unas imagenes:

Este es otro caso de posesión infernal. Encuentras algo que parece la clásica “plata roja”, pero…¿que especie es? Encima definirla aquí si que puede tener interés científico: segun sea un mineral de arsénico o de antimonio, eso tiene consecuencias en toda la movida en la que esta implicada la formación de ese mineral. Asi que corriendo al laboratorio a obtener la subsiguiente identificación: proustita.

No se si llegaré a publicar estos hallazgos en algún sitio o si tienen algún interés. Por si acaso aquí lo dejo contado al menos para quien pueda resultarle útil.

NB: taxonomía mineralógica es la ciencia de ordenar las especies minerales en un sistema de clasificación basado en sus características químicas. Esta taxonomía implica dar un nombre adecuado a una especie mineral hallada en un entorno dado, ya sea asignándolo a una especie ya descrita o bien clasificándolo, nombrándolo y describiendo sus características químicas y cristalográficas y sus caracteres diagnósticos.
Hay poca gente que utilice esta terminología y yo la he definido adaptando las definiciones de la taxonomía biológica. Esto que acabo de hacer en este post es un ejemplo de taxonomía: describir y clasificar unas especies halladas en un yacimiento dado.

2 Comments

  1. Hola, Mr. Doe

    Hace meses, buscando Vanadinita de Fuente Obejuna, fui a dar a este Blog, curioso, por su miscelánea, por los temas tratados y su exposición, lo cual me gustó, unos más interesantes que otros; digamos que me gusta la Política Alternativa, la Inconformidad y los Minerales. Desde entonces lo sigo (cuando puedo), y casi menos por el tema minerales (que me he ido abandonando), y esta última entrada me ha dejado realmente Kaput. No sabía quien estaba detrás realmente, no era algo que interese a un lector al principio, ahora tengo cierta idea (je, no es que sea difícil), y entiendo porque me gusta este Blog, y no es peloteo. Y no nos conocemos personalmente, si eres quien pienso.

    Yo no te veo un paria, realmente ere un divulgador, y encajas más que bien entre los coleccionistas estéticos y los genios excesivamente científicos, y no te has de desanimar por malos momentos de la señal que sean. A mi me ha pasado, y en el campo de los minerales, que me gustan y más si son galaicos (los sigo adorando y rebuscando en mis viejos stocks diogenistas), pero particularmente los foros me han aburrido y he abandonado, en parte también por tiempo. Ya hace años pensé en montarme mi Blog pero soy un mantas informático y no tendría sentido ya que un blog requiere movimiento asiduo, cosa que depende del tiempo, libre se entiende, del que carezco. Hay quien lo hace mejor que yo. Para qué un moscardón.

    Tus inquietudes son similares a las mías, pero uno tiene sus limitaciones técnicas, económicas y … mentales. Pero me gusta que las cosas lleven la impronta del esfuerzo personal, no ir a lo fácil. De vez en cuando me pongo con mis “piedros”, a buscar algo minúsculo, nuevo a poder ser, ya que lo macro es más que evidente, o eso al menos parece. Aunque de tu texto no sé que pensar, me confunde (puede esté espeso, por esos cambios térmicos ambientales que tenemos por el Norte). Si tu sed de investigación hubiera de ser calmada, por aquí uno se acuerda de ti, lo sepas, no te desanimes que si es por eso, y creo que lo que te gusta es divulgar (no lo dejes), chollo te puedo dar, así se te anima el corazoncito. Que buena gente, altruista, modesto, terrenal, … pocos quedan.

    De las revistas, cierto, sólo parece primar lo bonito, estético, y para tener tres artículos con 10 páginas, tienes como 40 páginas de publicidad; mero mercantilismo. Me gustan iniciativas free-on line, así uno se baja lo que interesa y la paja … en el pajar. Un cordial saludo J. Doe.

    Carlos J. Rodríguez

    Anonymous
  2. Hola Carlos,
    gracias por pasarte por aquí. Que sorpresa, no te imaginaba entre mis cuatro o cinco lectores mas o menos habituales. Ya ves…aqui soltando uno lo que le va apeteciendo… en cuanto a quien soy, pues no, no es nada dificil. Tampoco pretendia ponerlo dificil.

    John Doe

    Anonymous

Leave a Reply

Your email address will not be published.

sixteen − 12 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.